La masterclass de Arán Goyoaga, Cannelle et Vanille

17.11.14



Que levante la mano quien en este mundillo gastroblogger no conoce el trabajo de Arán Gogoaya, Cannelle et Vanille, uys....!!!! que no veo ninguna mano levantada!!!!

Este año la organización del festival Film & Cook tuvieron la genial idea de hacer venir a Arán Goyoaga para que impartiera una sesión de Fotografía gastronómica (de hecho fueron dos, una el sábado 8 de noviembre y otra el domingo 9) en la Cineteca Matadero en Madrid.

Veréis, tengo complejo de ser una patita fea en materia fotográfica, sobretodo cuando fotografío para mi blog (cuando me halagan por alguna de ella me ruborizo, hasta mis canas se ponen rojo carmesí), he seguido cursos presenciales y on line, con gente genial: Mercè Dalmau (Taller de fotografia), Martí de 365mm, Luisa Morón (The School - Luisa Morón Fotografía), Raquel Carmona (junto a Luisa Morón imparten los talleres creativos de Balance de Blancos); pero soy muy zoquete y estoy peleada con el modo manual de mi reflex, mi objetivo no deja de bucear dentro del plato de sopa, el escenario y props huyen despavoridos, no domino la técnica... vamos! que en mi informe académico aparece en mayúsculas “No Progresa Adecuadamente” y las orejas de burro y calabazas las colecciono. Me siento más cómoda cuando fotografío con mi android porque entonces tengo la excusa perfecta...! la foto está hecha con el móbil... Lo sé, lo sé! me traiciona la impaciencia y la pereza y acabo disparando mucho lerele sin ton ni son y luego tengo que elegir a “aluquihaya!”. Uno de los grandes secretos de Arán Goyoaga, y la primera en la frente! Trabajar, trabajar, trabajar y continuar trabajando!

La oportunidad de poder asistir al curso de Arán Goyoaga me ilusionaba tremendamente porque me parecía que podía significar un espaldarazo y una fuente de inspiración, oir y ver trabajar a una de las grandes en fotografía gastronómica -y que a tantísima gente ha inspirado- era un caramelo demasiado goloso en la boca de un niño.

Y ya os avanzo que el caramelo fue exquisito de principio a fin. Y si por eso fuera poco, tenía un gran aliciente más! conocer en persona a mi queridísima Rosa, de Quocinando, una mujer todo corazón, con un sentido del humor que paqué! y de la que admiro su enorme tenacidad y capacidad de trabajo... Así que Rosa desde Salamanca, y yo desde Barcelona, y por un día, íbamos a Madrid! al curso de Arán Goyoaga..., hiperventilación! hiperventilación! No dolieron prendas levantarse a la 4 de la mañana para coger el primer AVE a Madrid... hahahahahahahahaha.

Del contenido del curso únicamente puedo explicar maravillas, aunque la organización nos hizo ir un poco mucho a toque de pito. Arán tiene una gran capacidad de crear sinergias positivas. Sus explicaciones eran claras y lúcidas, sin aspamientos ni florituras de elocuencia, la técnica la tocó de soslayo y en los aspectos sobre su manera de trabajar. A mí me embelesó por completo su filosofía de trabajo, su sensibilidad, en cómo se inspira, en cómo estudia la luz, en cómo con cuatro cosillas hace una fotografía exquisita, elegante y emocionante, a la vez que ha ganado un merecido reconocimiento por su trabajo.




Con el móvil, y borrosa, pero me gusta por el movimiento ;)



Verla después en acción fue estupendo... Creedme cuando os digo que dispuso de una crema de boletus tan poco agraciada! y poco fotogénica y de un color que haría huir hasta las ratas y que con unos pocos gestos, 4 ingredientes y una luz estudiada sacó una fotazo que hace exclamar: me la quiero comer! Y si digo que esto es magia que nadie se atreva a contradecirme! Sé que hay mucho trabajo y recorrido profesional detrás, sé que hay el ojo entrenado e instruido, pero yo vi magia en sus movimientos, en sus gestos, en los planteamientos y una capacidad admirable de unos pocos elegidos: hacer las cosas realmente fáciles con tanta naturalidad, aunque no lo sean!




La jornada fue memorable en todos los sentidos, porque al final no sólo coincidí con Rosa, sino que me reencontré con mis profesoras Luisa Morón y Raquel Carmona, y pude conocer a Patricia de Dime que es viernes, Virginia de Sweet & sour, Patry de Sabores y momentos, Laura de Because gastroblog y otras asistentes que no tienen blog pero que comparten las mismas pasiones que nosotras.

Me llevo grandes recuerdos. Como tangibles:un diploma de asistencia (mira que si hubiese sido de competencia me volvía con un carretón de calabazas) y libros autografiados; como intangibles (e insuperables): conocer al fin a Rosa que es doblemente mejor de lo que me la imaginaba, esos reencuentros y poner rostro a bloggers que sigo, ese compartir un día cargado de energía positiva, de complicidad, de preguntas y respuestas, de sensibilidad, en definitiva, un día oficiado por una maestra de ceremonia de lujo: Arán Goyoaga.



6 comentaris

  1. Toda la razón en lo que dices, me encantó verla trabajar verdad?? Lo estábamos esperando, pero la manera de expresar su trabajo te embelesa, una gran profesional que como bien dices le supo sacar todo el jugo a esa crema de champiñones. Besos y fue un placer volver a encontrarnos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias Raquel!

      Fue una jornada tan emocionante... creo que es un sentimiento compartido...

      Fue un gustazo verte de nuevo! y espero verte muy muy pronto en Barcelona.

      Besazos

      Elimina
  2. No se si donar-te una estiradeta d´orella o felicitar-te per aquesta super experiència...què vol dir sentir-te el patito feo????? idó has de saber que sempre he pensat que tens una sensibilitat especial, lo que passa és que no la poses sempre en pràctica. Vinga fora peresa, anima´t a treure tot el que portes dins, què és molt!!! I quina sort haver conegut a la Rosa i haver passat aquest dia tan tan profitós. Un petonet estimada meva

    ResponElimina
    Respostes
    1. M. José,

      Ets com un àngel de la guàrdia! Moltes gràcies preciosa, t'hauré de fer cas doncs... ;)

      No saps com m'hagués agradat que haguessis pogut venir i viure l'experiència juntes...

      Molts petons estimadíssima!!!!!

      Elimina
  3. Ay loca de la vida... jaja... tienes toda la razón del mundo, fue un autético placer ver trabajar a Aran y aprender de ella... ahora nos toca a nosotras trabajar, trabajar y trabajar. Y lo mejor de todo fue darte ese abrazo de oso jajaja... eres genial, maravillosa y mucho, muchísimo mejor en persona, donde va a parar ;). TQ loqui.... muaksssss

    ResponElimina
  4. Vaya envidia que me das y no de la sana...... Estoy con M. José, que de patito feo, na de na. Quizás mas trabajo, trabajo, practicar, practicar y ahhhh..... DIVERTIRTE.Para mi, lo mas importante.
    Increíble ver como fotografía sin trípode, yo que si no es por él, todo me saldría borroso......
    Besotes

    ResponElimina

Moltes gràcies pels vostres comentaris que sempre ens agrada rebre.

Advertim que els comentaris amb contiguts ofensius i poc respectuosos seran retirats.

Besets!

Tradueix-m'ho al:

Subscriu-te

Pinterest

Instagram

Entrades populars

© la quinta de luculus
blog design by Elai Design